Mundo. España. Estalla la guerra de las cervezas. La consolidación del sector mete presión a los grupos familiares que dominan el negocio en el pais

(El Pais Diario) En Weihenstephan, una pequeña fábrica situada a 52 kilómetros al norte de Múnich propiedad del Estado de Baviera, llevan produciendo cerveza los últimos 976 años. Sus casi diez siglos de vida hacen que los pacientes maestros del lugar —también es una escuela— sigan enseñando el oficio a todo aquel que quiera ser alguien en el mundillo del lúpulo y la cebada, ajenos a lo que se negocia en los despachos de Bruselas o Londres. Deben ser de los pocos cerveceros que no se sienten concernidos por el acuerdo que ha movido las placas tectónicas del sector.

1470242168_235888_1470242286_noticia_normal

Hasta 15 autoridades de competencia, incluida la UE, ya han dado luz verde a la compra de la británica SABMiller por AB InBev, la segunda y primera del mundo respectivamente, que en noviembre pasado decidieron unir sus destinos para controlar un tercio del mercado mundial. Sudáfrica ha sido, el pasado 30 de junio, el último Gobierno en autorizar la operación, y los analistas consultados no creen que vayan a tener problemas en los países que todavía estudian los efectos de esta mezcla de titanes, como China o Estados Unidos.

La venta, valorada en 93.852 millones de euros, creará una de las diez mayores cotizadas del planeta (si la depreciación de la libra a causa del Brexit no lo impide), con 350 marcas en 25 países, algunas tan famosas como Budweiser, Corona, Stella Artois o Leffe, otras líderes locales como Bud Light en EE UU, Skol en Brasil, Jupiler en Bélgica o Modelo en México.

Los ingresos de ambas suman 63.000 millones de euros (cierre del último ejercicio fiscal), aunque esa adición no será aritmética en el futuro. Porque en este viaje que culminará antes de que acabe el año, ambas han tenido que hacer importantes concesiones de negocio para sortear los obstáculos de las autoridades de competencia.

AB InBev, participada en un 52,7% por Stichting InBev, controlada a su vez por capital brasileño, incluido el del multimillonario Jorge Paulo Lemann, y un grupo de familias aristocráticas de Bélgica, ha aceptado la oferta de la japonesa Asahi para hacerse con tres de sus marcas más importantes —Peroni en Italia, Grolsch en Holanda y Meantime en Reino Unido— por 2.550 millones de euros. SABMiller (cuyo accionista mayoritario, con el 26,5% es Altria Group, antigua Phillip Morris, junto a los tejanos Bevco, que tienen otro 13,8%) ha adelgazado al vender el 58% que posee en la cervecera americana MillerCoors, que pasará al grupo Molson (la séptima del mundo) por unos 11.000 millones de euros cuando se complete la operación.

Sigue esta nota completa en: http://economia.elpais.com/economia/2016/08/05/actualidad/1470386739_572990.html

Bodega de Cervezas Botellas

mapa palermo 1

Anuncios

Mundo. España. La cerveza artesana se cuela en la carta. Mucho más que una simple moda

(Expansion.Com) No hay nada más español que ir de cañas, pero los gustos han cambiado. Ahora la cerveza artesana es la bebida de moda, una tendencia que ha traspasado el universo “gourmet” para instalarse en bares y gastrocervecerías y que se ha hecho un hueco por derecho propio en la alta gastronomía. Una revolución culinaria que sube como la espuma.

barcelona

Era la hermana pobre del vino, que parecía un producto más serio, pero la cerveza ha experimentado en los últimos años una auténtica revolución.

Vivimos un retorno a la alimentación sana y tradicional, donde la última máxima en el universo ‘gourmet’ es rememorar el pasado y revisitarlo en clave contemporánea, con una vuelta a los placeres sencillos, a la búsqueda de lo auténtico. Y ahí es donde la cerveza ha despertado. Es la eclosión de la cerveza artesana, de autor, porque ninguna se parece a otra.

Primero tomaron los bares, y en los lugares más de moda de las grandes ciudades están sustituyendo a las cañas de toda la vida. Después han dado el salto a las gastrocervecerías, con golosos maridajes de lúpulo y buenos pinchos o tapas, y ahora ya hay restaurantes que tienen una carta tan amplia de cervezas como de vinos.

La cerveza artesana se ha hecho un hueco en la alta restauración. Hasta hace unos años restaurantes con estrellas Michelín tenían cartas de agua, de vinos, de whisky y hasta de gin-tonic, pero no de cervezas.

Esto ha cambiado. El restaurante de Barcelona El Racó d’en Cesc, por ejemplo, uno de los pioneros de esta tendencia, ofrece ya a sus clientes una carta con hasta 150 cervezas diferentes. Y además, almacenan sus botellas con el mismo trato, cariño y mimo que el vino. El éxito está siendo rotundo.

Y es que, al contrario de lo que se cree, España es un gran consumidor de cerveza, con un consumo casi siempre asociado a la comida. De hecho, se beben más de 3.000 millones de litros de cerveza al año, unos 48 litros por persona, mientras el consumo de vino está 18 litros por persona al año.

Las capacidades de maridaje de la cerveza son además incluso superiores a las del vino, según los expertos, ya que al haber tanta variedad pueden combinar mejor con los platos, una combinación que está seduciendo especialmente al público femenino.

Seguir leyendo esta noticia en: http://www.expansion.com/2015/02/18/tendencias/1424288286.html

Buenos Aires revolucion cervecera