Argentina. Buenos Aires. Seguimos descubriendo microcervecerias artesanales. Hoy Bohemia del Plata

En Vicente López, Gran Buenos Aires, se encuentra ubicada Bohemia del Plata, que ellos mismos indican se trata de una marca de Goro’s Brew Cervecería Boutique. Respecto a porque esta ultima denominación, Gabriel, su maestro cervecero nos cuenta que en la microcervecería todo, absolutamente, se realiza de modo artesanal con las mejores materias primas de origen nacional. Inclusive sus etiquetas que son realizadas en papel reciclado.

12009542_854137011348941_3541692094556993941_n

¿Cómo comenzaron?

Nuestra cervecería boutique nació de la mano de un sueño, hacer nuestras propias cervezas, pudiendo en ellas expresar sabores, aromas y texturas que no encontrábamos en productos ya existentes.

12049687_852203378208971_7301188116074487593_n

¿Su secreto?

Diseñamos cada receta como si fuera la cerveza que nosotros deseábamos tomar.

12000818_851257121636930_8879838434981294660_o

¿Hace cuento tiempo dieron vida a su sueño?

Hace dos años ya, nació Goro’s Brew Cervecería Boutique, presentando nuestra línea de cervezas “Bohemia del Plata”; un producto elaborado con materias primas nacionales, esa era nuestra premisa, lograr un producto Premium con los nobles frutos de nuestra tierra.

12022369_851256821636960_1988960687137469029_o

Se identifican mucho con el cuidado del medio ambiente, mas allá de la utilización de las etiquetas recicladas (muy lindas por cierto), ¿en que otras cosas prestan atención?

Cada parte del proceso en la  compra de insumos, fabricación, envasado y comercialización es estratégicamente pensado para minimizar el impacto al medio ambiente.

Nombre: Bohemia del Plata / Goro’s Brew Cervecería Boutique

Origen: Vicente López. Buenos Aires

Estilos: Rubia Nacional / Negra Clasica

bodega de cervezas libertad

cerveza cape horn ventas

lo de monse cervezas artesanales

Logo el Bolson cerveza artesanal 1

Mundo. Moravia del Sur. Encuentran tres botellas de cerveza de un siglo de antigüedad

(Radio Praha) Las obras de reforma de la fábrica de cerveza de Záhlinice han dado lugar a un descubrimiento inesperado: tres botellas llenas de cerveza fabricada hace aproximadamente un siglo. La bebida ha sido probada por expertos y ahora será analizada. Los resultados podrían mejorar la calidad de la cerveza checa actual.

En el sótano de la antigua fábrica de cerveza de Záhlinice, en la región checa de Moravia del Sur, se escondía un tesoro. Durante las obras de remodelación del edificio los obreros hallaron en un foso de ventilación tres botellas de cerveza tipo lager que, por la clase de tapón, los expertos considera que fueron elaboradas entre 1900 y 1910.

Los años no han pasado en balde y de hecho los corchos se deshacían al intentar abrirlos, pero finalmente se consiguió destaparlas y un grupo de catadores se atrevió a probar estas cervezas centenarias, entre ellos el director de la fábrica de cerveza de Břevnov, Petr Janík.

“Esta cerveza estaba realmente ácida, pero las dos rubias no tanto. Un poco sí, pero podrían venderse bastante bien hoy en día, por supuesto en otra categoría que lager. Saben a cerveza, pero el sabor es distinto a lo que estamos acostumbrados. Desde luego no tenía nada que ver con el sabor de la cerveza original. Pero una de ellas se podría colocar actualmente en el mercado como lambik, estaba bastante buena”.

El lambik es una variedad belga que se bebe tras unos tres años de almacenamiento. La cerveza, al contrario que el vino, no se deja envejecer, y las más añejas son algo excepcional. En la República Checa la más antigua que se había bebido fue degustada a principios de los años 70, y tenía unos 20 años de edad. Es posible que en el mundo nadie haya tomado una cerveza más antigua que la de Záhlinice.

Ahora las muestras serán analizadas por el Instituto de Investigación de Cervecería y Malteado, como explica su director, Karel Kosař.

Seguir esta nota en fuente origen: http://www.radio.cz/es/rubrica/notas/encuentran-tres-botellas-de-cerveza-de-un-siglo-de-antigueedad

fndCervezas_b

fiesta cerveza cool

Istria Pub Cerveza Artesanal

Mundo. Ya es posible probar la cerveza neolítica que consumían nuestros antepasados hace 6.400 años

(Blasting News) El Instituto de la Cerveza Artesana (ICA), junto con el Colectivo para la Investigación de la Prehistoria y la Arqueología del Garraf (CIPAG) y el Ayuntamiento de Begues han puesto en marcha un proyecto que ha reproducido, a partir de los restos arqueológicos encontrados en una vasija, la cerveza más antigua de Europa, una cerveza neolítica de hace 6.400 años. Las excavaciones llevadas a cabo en la Cueva de Can Sadurní, donde trabajan los arqueólogos del CIPAG desde hace más de 35 años, permitieron hallar un recipiente cerámico de gran tamaño, con una capacidad de 50 litros, donde encontraron los restos de cerveza. A partir del análisis de dichos restos se ha recreado la fórmula de su elaboración, que ahora han desarrollado.

La cerveza, a la que han llamado “La Encantada”, contiene ingredientes típicos de la zona, del Macizo de Garraf-Ordal, que son malta de cebada, moras, artemisa, hierbaluisa y miel, lo que le da un gusto afrutado y suave. Explican desde el ICA que hasta el siglo X no se introduce el lúpulo en la fabricación de cerveza, y en este caso es la artemisa la que de le toque de amargor. Las investigaciones parecen confirmar que no solo se consumía cerveza en Can Sadurní, sino que debió ser una auténtica factoría de la pequeña comunidad agrícola y ganadera que vivió en Begues, muy cerca de Barcelona, en el Neolítico.

Hasta la fecha los restos más antiguos de cerveza localizados en Europa es ubicaban en el Valle de Ambrona, en la provincia de Soria, donde se hallaron restos de ella junto a unos ajuares funerarios de hace 4.500 años. El vino no se introduce en la Península Ibérica hasta el siglo VII a.C., y la cerveza era la bebida más popular entre los pueblos iberos, como han confirmado más de 20 yacimientos repartidos a lo largo del territorio peninsular. Estas cervezas elaboradas a partir de cebada o trigo, tenían por lo general poco gas, mucha espuma y una alta graduación alcohólica, entre 8º y 10º y se cree que eran “rubias”, más parecidas a la variedad actual “ale” que a la popular “pilsen”.

La comercialización de esta nueva cerveza supondrá además un importante ayuda para la investigación arqueológica: por cada litro de cerveza vendido el ICA donará un euro al CIPAG para la financiación de sus investigaciones en Begues. De entrada estará disponible en el formato de 75 cl y en un futuro próximo en formato barril. Nada mejor que beber por una buena causa.

Fuente. Blasting News / http://es.blastingnews.com

mujer hermosa bodega de cervezas artesanales