Salta. Imayki relanzó en Salta su cerveza artesanal con su nueva variedad de algarroba

Se trata de una línea de cervezas artesanales que relanzó sus productos en el mercado norteño. Imayki es una línea de cervezas artesanales que relanzó sus productos en el mercado norteño buscando posicionarse como una cerveza de altura, única en su tipo debido a la utilización de ingredientes propios de la región andina, como la algarroba y la quinoa.

imayki cerveza

Eduardo Díaz, dueño del emprendimiento, explica que Imayki nació en el año 2005, cuando en una fábrica propia comenzó a producir las variedades clásicas: Kolsh (rubia), Scotish (roja) y Stout (negra). “Luego de esa primera experiencia vendí la pequeña fábrica artesanal que tenía y busqué plantas con capacidad de producir mayor volumen de cerveza, pero de idéntica calidad. Así fue como encontré lo que buscaba y conseguí una fábrica que elabora mi cerveza bajo licencia. De esta manera, Imayki se convirtió en una cervecería viajera y gitana, ya que viajo personalmente a la planta, llevando todos los ingredientes regionales y superviso la producción para controlar que se haga de acuerdo a nuestra receta, al terminar traigo el producto de nuevo al norte para comercializarlo”, sostiene Díaz.

La incorporación a la producción de materias primas como la algarroba, el chañar, el amaranto, la tuna o la quinoa obedece a una estrategia para diferenciarse de otros productos similares del mercado y responde además a un exhaustivo análisis  de los mercados.

Actualmente Imayki produce una clásica cerveza Kolsh (rubia) y una cerveza de algarroba, mientras ya están trabajando para lanzar en abril o mayo próximo una de quinoa. “Nuestras cervezas tienen todas las certificaciones sanitarias y calidad de exportación. En la industria, la de algarroba estaría dentro de lo que se conoce como cervezas de estilo libre, también llamadas especiales o extremas. La harina de algarroba con la que elaboramos nuestra cerveza la compramos a una fundación de Santiago del Estero que se llama Frutos del Monte; mientras que la harina de quinoa nos la vende un productor de La Silleta, en Salta”, explicó Díaz.

Ver nota completa en. http://www.elintransigente.com/salta/2015/3/19/imayki-relanzo-salta-cerveza-artesanal-303081.html

cerveceria barba roja artesanal

Variedad y calidad, esto es BodegadeCervezas.com

Las cervezas artesanales han abierto un inmenso abanico de nuevos sabores a los consumidores.

Ya no se trata de elegir entre cervezas rubias, negras o rojas. Las opciones crecen día a día gracias a las hábiles manos de los Maestros Cerveceros que muñidos de su ingenio y capacidad desarrollan tantas variantes como la imaginación les permite.

pub1Así, es posible encontrar hoy en el mercado desde las clásicas cervezas hasta sofisticadas obras de arte espumantes con chocolate, frambuesa, miel, añejadas en barricas de roble, café, cerezas, casis, algarroba entre tantas otras.

Visita http://www.BodegadeCervezas.Com y descubri el mundo de las cervezas artesanales argentinas.

Cerveza de algarroba. Según sus creadores puede competir de igual a igual con las clásicas cervezas artesanales

La Cerveza de algarroba es una realidad lograda por un grupo de estudiantes de la localidad Argentina de Amaicha del Valle. La iniciativa surgió de un grupo de alumnos del Instituto Técnico Superior, dirigido por un ingeniero químico y docente. Se partió de la idea que el fruto del algarrobo, que antiguamente se lo empleaba en la zona como alimento por sus propiedades nutritivas, podía servir para hacer cerveza.

cervecería-kokena-(11)En 2011 presentaron el trabajo en la Feria Provincial de Ciencia y Tecnología y obtuvieron el primer premio.

Ahora los estudiantes poseen una pequeña cervecería a la que bautizaron “Kokena” (deidad protectora de la fauna del cerro). Sin emabrgo, esperan poder agrandarla tras el pedido de 100.000 ARS al Instituto de Desarrollo Productivo de Tucumán.

Historia del proyecto.

Año 2011 Aparece la idea. Fue cuando los alumnos estudiaban los alimentos con procesos de fermentación en la clase de microbiología y de biotecnología. El profesor Néstor Kalusky, docente de la Tecnicatura en Agroalimentos del Instituto de Enseñanza Superior (IES) de Amaicha del Valle, estaba frente a los chicos. El bioquímico recordó que en aquella ocasión los jóvenes que cursan el primer año le propusieron experimentar con la elaboración de cerveza de algarroba, fruto de un árbol muy común en la zona. “?¿Por qué no??, les respondí”, contó. En ese momento comenzó la aventura científica.

“Aunque dudaba de los resultados, a los pocos días nos pusimos a trabajar. Antes del comienzo de las vacaciones de julio, la bebida estaba preparada y le restaba enfrentar el período de estacionamiento. Cuando regresamos abrimos un envase y, a pesar de que la fermentación no había alcanzado el nivel que esperábamos debido a las bajas temperaturas, no podíamos salir del asombro al probarla y descubrir que habíamos logrado un producto único”, relató Kalusky. Así nació la cerveza de algarroba.

“Desarrollamos una cerveza a base de harina de algarroba. De esta manera apuntamos a rescatar un fruto que actualmente está en desuso y que, sin embargo, antes de la conquista española era muy valorado por los aborígenes de todo el Valle”, destacó el estudiante Walter Federico Quiroga. “La algarroba tiene un alto contenido nutricional y antes era muy consumida. Ahora fue reemplazada por otros alimentos, como el arroz, la polenta o la harina de trigo”, añadió Eliana Reinoso Andrade.

En los Valles, según detalló, la algarroba sólo es utilizada como alimento para los animales. Algunos lugareños también recurren a ella para producir aloja, una bebida que se fermenta con poco alcohol y con gérmenes silvestres que caen del aire.

Sabor propio

“La bebida que logramos ahora es de sabor intermedio entre la aloja y la cerveza convencional. Tiene levadura de cerveza y lúpulo, un aromatizante que le da el gusto amargo propio de la cerveza. Pero, al final, la algarroba le otorga el sabor propio a esta nueva bebida”, explicó Walter.

Historia

En el 2011 se logró por primera vez hacer la bebida, la cual tiene un suave sabor al fruto. El trabajo ganó en ese mismo año el primer premio de la Feria Provincial de Ciencia y Tecnología que se realizó en San Miguel de Tucumán.

“Queremos valorizar la algarroba porque era un fruto muy apreciado por nuestros antepasados. Con él se hacía harina y se preparaban varios alimentos. Tenemos que aprovecharla porque aquí la tenemos de sobra. La gente la utiliza para alimentar a los animales”, dijo Claudia Galván (23 años), integrante del proyecto. La estudiante remarcó además, como otra de las fortalezas principales del proyecto, el hecho de que el fruto es “orgánico”; es decir, está exento de agroquímicos.

19015_curiosidades“Confiamos en que la bebida va a ser aceptada por el público. Y que se va a constituir en una fuente laboral importante para nosotros. Los que la probaron se sorprendieron por el parecido que tiene con la cerveza hecha con malta y lúpulo”, comentó la joven.

En Amaicha del Valle, la fábrica de cerveza de algarroba, más allá de los resultados económicos que pueda obtener, ayudó a crear un espacio de unión de los jóvenes en el trabajo y generó la aspiración de hacer próspero a su pueblo.

Paso a paso de cómo se transforma la algarroba en una bebida artesanal

Cosechada la algarroba y luego de su lavado en la fábrica, para hacer la bebida artesanal los estudiantes vuelcan el fruto en un molino de trituración. Ahí es convertido en polvo y enseguida es sometido a un proceso de maceración a 70º centígrados.

Después, se le extrae el almidón y el azúcar. Se retira el residuo y queda el caldo, al cual se lo hierve y se le agrega lúpulo, que es el que le da el sabor típico de la cerveza. Una vez hervido, se lo enfría bruscamente y después se lo oxigena en los aireadores. Posteriormente, se le agrega levadura y va al fermentador. Aquí permanece durante cuatro días. Cumplido ese período se procede a su embotellamiento. Al líquido se lo mantiene un mes en el envase, hasta que adquiere presión. Entonces, se convierte en cerveza.

La historia de un fruto rico en potasio, sodio y vitaminas A y B

La algarroba, según el profesor Néstor Kaluski, fue muy valorado por los Incas hasta que llegaron los españoles. Los conquistadores se dieron con que éstos lo utilizaban bastante como alimento. Al confundir la especie con el algarrobo europeo, que daba un fruto que no tenía cualidades nutritivas, desalentaron el consumo de la algarroba local que, en cambio, si tiene contenidos nutritivos importantes (la vaina es rica en potasio, sodio y vitaminas A y B, entre otras). Además, el fruto suplantó en sus inicios al azúcar. “Hasta ese entonces los indígenas no conocían las caries”, advirtió Kaluski. En los Valles, actualmente, la algarroba sólo es utilizada como alimento para los animales. Algunos lugareños también recurren a ella para producir aloja.

Fuente: Diario La Gaceta de Tucumán

Hoy en BodegadeCervezas. ¿Es posible crear un nuvo tipo de cerveza artesanal?

Vídeo

La respuesta esta clara para un grupo de jovenes tucumanos. El proyecto nació de un trabajo experimental que encararon los estudiantes del Instituto de Enseñanza Superior de Amaicha que se capacitan como Técnicos en Alimentos, en el laboratorio del establecimiento educativo terciario.

La idea la impulsaron los propios jóvenes; ellos estaban seguros de que se podía hacer cerveza con la algarroba, un fruto del algarrobo, que es abundante en la zona de Amaicha del Valle.

Video: La Gaceta de Tucuman Diario On lIne