Mundo. Valencia. Zeta Beer, tecnología punta para elaborar cerveza artesanal

Tecnología no para hacer cerveza a gran escala, sino para hacer un producto 100% natural y de una calidad superior, explican desde Zeta Beer, una ‘microcervería’ valenciana nacida del paladar y la cabeza de dos jóvenes ingenieros industriales.

zeta beer cerveza zetaInnovando en el proceso de elaboración desde octubre del 2013, Carlos J. Ramada, CEO de Zetabeer, cuenta que su producto es distinto por dos motivos: “Uno, por usar la tecnología de manera implícita y dos, por no usar ni aditivos ni conservantes durante su elaboración”.

Sí a la tecnología, no a los aditivos

Dos ingenieros industriales, Manuel y Carlos, decidieron alinear sus mentes emprendedoras en un negocio en el que tecnología y artesanía se dieran la mano para conseguir un producto exclusivo y de calidad.

Para conseguir su objetivo, estos dos emprendedores se volcaron en conseguir un óptimo proceso de elaboración que Carlos describe a continuación:

“Hemos adoptado un sistema de producción similar al que se utiliza a nivel industrial, el proceso no es del todo artesanal porque lleva una tecnología implícita, pero la gran diferencia es la escala a la que nosotros hacemos uso de dicha tecnología. Otra cosa que nos diferencia es que nosotros no utilizamos ningún tipo de aditivos para acelerar el proceso de elaboración. Las fábricas industriales priman el volumen en cierto tiempo y nosotros solo utilizamos productos naturales para conseguir ese producto, no lo pasteurizamos y no se le añadimos ningún tipo de aditivo ni conservantes”.

“La característica principal de nuestro proceso es que es todo isobárico, es decir, las cervezas se mezclan en las maltas –más conocido con macerado- y de ahí se extraen los azucares del almidón, y esos azucares, al mandarlos al proceso de fermentación, se van a convertir en alcohol y co2. Ese mismo co2 que se libera se va disolviendo en la propia cerveza y a partir de ahí, hasta el momento de envasado, todo el resto del proceso es cerrado. Lo que se consiguen son varias cosas: una carbonatación mucho más controlada, y otra es que, a partir de ese punto, tu producto no va a entrar en contacto con el aire hasta que se vuelva a abrir el envase ya para servirlo”, concluye el ingeniero.

El Mundo Zeta, seña de identidad de la compañía

cerveceria zeta cerveza artesana zetaEl Mundo Zeta es “el imaginario” de la compañía, una seña de identidad propia que desean familiarizar de alguna manera con sus clientes. “Somos una fábrica, pero vendemos una marca a través del Mundo Zeta, se trata de una recopilación de fotos de lo que nosotros queremos proyectar, hemos querido plasmar una imagen de marca a través de esas fotografías”, incide Ramada.

El etiquetado, ¿tendencia vanguardista o tradicional?

Una de las últimas tendencias en el sector, tanto del vino como la cerveza, es cuidar mucho la parte del etiquetado de dichos productos, ya que transmite una cierta confianza entre los consumidores.

¿Qué bebemos? ¿Qué tipo de ingredientes lleva lo que bebo? Son preguntas frecuentes que nos hacemos y queremos conocer, por ese mismo motivo la parte del etiquetado supone casi el 50% del producto.

“Al igual que la sociedad evoluciona y busca productos más modernos, con la cerveza está pasando lo mismo. Tenemos las cervezas tradicionales como las belgas y alemanas, pero todo el mundo se está apuntando a proyectar una imagen más moderna. Nosotros somos jóvenes y por eso hemos querido proyectar la imagen de una cerveza moderna pese a que el proceso de elaboración sea el tradicio nal pero adaptado a las nuevas tecnologías”, comenta Ramada.

Fuente. Infocif. El Diario de los Emprendedores. // http://noticias.infocif.es

Proceso de elaboración. Hoy nos cuenta Cervecería Artesanal Zeta de España

La fábrica de cerveza de la Compañía Cervecera Zeta se encuentra en un entorno privilegiado, en Alboraya (Valencia).  Rodeada de campos de huerta tradicional valenciana, a menos de 10 minutos del casco histórico de Valencia y 5 del mar y con vistas a la Sierra Calderona.

zeta beer cerveza artesanalEstilo producido. Cerveza Lager, Bavarian Helles 5,5%Alc.

Ingredientes. Ingredientes

Malta de cebada Pilsner (España). Malta de cebada Carahell (Alemania). Cepas puras de levadura. Lúpulo base Hallertauer (Alemania). Lúpulo aromático Mosaic de última generación (USA).

El proceso de elaboración de la cerveza comienza con la selección y molienda de la malta, cuyo objetivo es facilitar la acción de las enzimas naturales que transformarán el almidón contenido en el grano en azúcares, durante el proceso conocido como maceración. En este paso se somete a la mezcla de agua y malta a una serie de escalones de temperatura que activan los distintos procesos de conversión de malta en azúcar tanto fermentable como no fermentable.

Tras la maceración se procede a filtrar el mosto obtenido, con el fin de separar este último de los restos de grano (bagazo). El mosto resultante se somete a un proceso de cocción, en el que se hierve durante dos horas. Es en esta fase cuando se añade el lúpulo, que conferirá el amargor y aromas característicos de la cerveza a la vez que actuará como agente antibacteriano.

Éste se envía a continuación al Whirlpool, recipiente en el que se crea un remolino que logra separar de manera natural el mosto que se enviará a fermentar de las proteínas sólidas y restos de lúpulo contenidos en él. El mosto obtenido se enfría rápidamente a una temperatura de 8°C (para cervezas estilo Lager), previo a la adición de levadura, para pasar a los fermentadores donde se mantendrá dicha temperatura durante una semana. Pasada la primera semana se cierran herméticamente los fermentadores para que durante el proceso de transformación de azúcares en alcohol por las levaduras (fermentación), el propio CO2 liberado se disuelva paulatinamente en la cerveza, obteniendo así una carbonatación completamente natural y controlada de la cerveza.

zeta cerveza artesanal cerveceriaEs este proceso el que permite controlar la cantidad exacta de CO2 disuelto en la cerveza gracias al tarado de la presión de los tanques, evitando la necesidad de refermentaciones y los consiguientes posos que generan, asegurando también una carbonatación constante hasta que ésta llega al consumidor.

Transcurridas 4 semanas, se procede a la fase de maduración a baja temperatura (entre 0 y -1°C), con lo que se consigue una clarificación y estabilización en frío de la cerveza. Este procedimiento sustituye al filtrado, pues se obtiene una decantación natural, produciendo así una cerveza cristalina que conserva todas las propiedades del extracto de la malta obtenidas durante el proceso de elaboración de la misma.

Es a partir de este momento cuando la cerveza está lista para embotellar y embarrilar, que al realizarse isobáricamente mantiene el grado de carbonatación y evita posibles oxidaciones por contacto con el aire, manteniendo así la frescura con que ha sido diseñada.