Mundo. Ya es posible probar la cerveza neolítica que consumían nuestros antepasados hace 6.400 años

(Blasting News) El Instituto de la Cerveza Artesana (ICA), junto con el Colectivo para la Investigación de la Prehistoria y la Arqueología del Garraf (CIPAG) y el Ayuntamiento de Begues han puesto en marcha un proyecto que ha reproducido, a partir de los restos arqueológicos encontrados en una vasija, la cerveza más antigua de Europa, una cerveza neolítica de hace 6.400 años. Las excavaciones llevadas a cabo en la Cueva de Can Sadurní, donde trabajan los arqueólogos del CIPAG desde hace más de 35 años, permitieron hallar un recipiente cerámico de gran tamaño, con una capacidad de 50 litros, donde encontraron los restos de cerveza. A partir del análisis de dichos restos se ha recreado la fórmula de su elaboración, que ahora han desarrollado.

La cerveza, a la que han llamado “La Encantada”, contiene ingredientes típicos de la zona, del Macizo de Garraf-Ordal, que son malta de cebada, moras, artemisa, hierbaluisa y miel, lo que le da un gusto afrutado y suave. Explican desde el ICA que hasta el siglo X no se introduce el lúpulo en la fabricación de cerveza, y en este caso es la artemisa la que de le toque de amargor. Las investigaciones parecen confirmar que no solo se consumía cerveza en Can Sadurní, sino que debió ser una auténtica factoría de la pequeña comunidad agrícola y ganadera que vivió en Begues, muy cerca de Barcelona, en el Neolítico.

Hasta la fecha los restos más antiguos de cerveza localizados en Europa es ubicaban en el Valle de Ambrona, en la provincia de Soria, donde se hallaron restos de ella junto a unos ajuares funerarios de hace 4.500 años. El vino no se introduce en la Península Ibérica hasta el siglo VII a.C., y la cerveza era la bebida más popular entre los pueblos iberos, como han confirmado más de 20 yacimientos repartidos a lo largo del territorio peninsular. Estas cervezas elaboradas a partir de cebada o trigo, tenían por lo general poco gas, mucha espuma y una alta graduación alcohólica, entre 8º y 10º y se cree que eran “rubias”, más parecidas a la variedad actual “ale” que a la popular “pilsen”.

La comercialización de esta nueva cerveza supondrá además un importante ayuda para la investigación arqueológica: por cada litro de cerveza vendido el ICA donará un euro al CIPAG para la financiación de sus investigaciones en Begues. De entrada estará disponible en el formato de 75 cl y en un futuro próximo en formato barril. Nada mejor que beber por una buena causa.

Fuente. Blasting News / http://es.blastingnews.com

mujer hermosa bodega de cervezas artesanales

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s